sábado, 29 de marzo de 2014

MUSEO MUNDIAL DE SUELOS - ISRIC

El próximo 7 de abril abrirá sus puertas el remodelado Museo de Suelos del mundo en Wageningen (Holanda), que alberga prácticamente desde 1961 colecciones de suelos. En tales fechas, FAO y UNESCO decidieron preparar el mapa de suelos del mundo, conscientes de la importancia del suelo, su estudio y su uso adecuado. El gobierno holandés respondió ante este reto y el Museo fue una realidad. Primero se situó en Utrecht y a partir de 1977 en Wageningen.
La importancia de las colecciones, el acercamiento a todos los estudiantes del suelo, su importancia y el gran valor que tiene la clasificación mundial de suelos surgida al amparo de la FAO, representa uno de los hitos más importantes en las Ciencias del Suelo.
Desde las primeras Leyendas de Suelos de la FAO a la actual Base Mundial de Referencia del recurso suelo, conocida por la abreviatura WRB, han transcurrido muchos años. Hoy día se sigue impulsando y estudiando el suelo, y en el ISRIC fundado en 1966 siguiendo las recomendaciones de la ISSS (International Soil Science Society) y la UNESCO, se sigue cumpliendo con su misión: imformación mundial sobre suelos.la misión del International Soil and Reference Information Centre (ISRIC) sigue siendo la misma que cuando se creó el International Soil Museum, trabajar en datos eda´ficos y mapas de suelos, aplicación de los datos en temas de desarrollo global, entrenamiento y educación.
Cuarenta y cinco años después, el centro asociado a la Universidad de Wageningen, sigue trabajando por todos y su museo, sus colecciones, referentes para todos.

http://www.isric.org/services/world-soil-museum

martes, 4 de febrero de 2014

La Sociedad Española de la Ciencia del Suelo: fomenta la admisión de jóvenes investigadores

La Sociedad española de la Ciencia del Suelo, consciente de la importancia del suelo y la difusión de las Ciencias del Suelo, fomenta la admisión de estudiantes y jóvenes investigadores para que puedan acceder a los beneficios de la sociedad.

Como sabéis, la Sociedad Española de la Ciencia del Suelo constituye un buen instrumento para todos aquellos que trabajamos o estudian para trabajar en Ciencia del Suelo. La SECS informa regularmente de las ofertas de trabajo, becas, congresos, etc., relacionados con la Ciencia del Suelo. Asimismo, organiza a lo largo del año Encuentros Edafológicos, Congresos, Jornadas y Cursos que permiten completar la formación en la temática de los suelos y publica el Spanish Journal of Soil Science (http://www.secs.com.es/). 

Para facilitar que los estudiantes puedan beneficiarse de las prestaciones de la SECS, se ha establecido los siguientes criterios de afiliación: 

1. Estudiantes de grado, licenciatura o máster: no abonan ninguna cuota de socio los años 2014 y 2015. 2. Estudiantes de doctorado o doctorandos: abonan tan solo 22€/año, menos del 50% de la cuota de socio numerario, durante un máximo de cuatro años desde el momento de hacerse socios de la SECS. 





sábado, 1 de febrero de 2014

Territorio, suelos y política europea

La política de la Unión Europea en materia ambiental debe armonizar los intereses de muchos países, bien distintos, lo cual es una tarea complicada. Sin embargo, es necesario llamar la atención por los retrocesos producidos en algunas políticas, especialmente en el caso de los suelos.
Un vistazo a la historia nos aporta una clara relación entre recursos y estabilidad política de los sistemas, entre bienestar y futuro de las sociedades. Un país sin recursos, es un país muy vulnerable. El suelo es un recurso básico y generador de otros como los agrícolas y energéticos, entre otros. Los países carentes de recursos son altamente vulnerables y muchos países europeos lo son. No tiene sentido más que una política encaminada a la protección de suelos como recogía la estrategia europea de protección del suelo (http://europa.eu/legislation_summaries/agriculture/environment/l28181_es.htm), puesta en cuestión por los políticos hoy día y que no genera una directiva clara al respecto.
Es inviable pensar que la principal fuente de recursos sostenibles, el suelo, no sea considerado como prioridad política absoluta.
Seguirá siendo objetivo del mercado, de las transacciones inmobiliarias y de la mala planificación donde los ejemplos son numerosos y abrumadores. El suelo debe ser destinado para su mejor uso sostenible. Los retrocesos continuos de las zonas agrícolas, las zonas que pueden tener productividad energética tanto para biomasa como biocombustibles, el secuestro de carbono en la que el suelo es la clave y la continua pérdida de superficies por la manía que tenemos de poner cemento y asfalto... está empobreciendo a las sociedades europeas y comprometiendo el futuro. Lo que es peor, aumenta la vulnerabilidad y la dependencia externa en un mundo globalizado, pero siempre inestable.
Rectificar es de sabios, mejorar la ordenación del territorio es clave, conservar los suelos prioritario para el futuro, las políticas deben de cambiar, rápidamente.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Día mundial del SUELO

Conviene empezar con:

"La 38 sesión de la Conferencia de la FAO consideró las propuestas aprobadas por el Consejo en sus Sesiones 145 y 146 respectivamente para observar el 5 de Diciembre como Día Mundial del Suelo y nominar el 2015 como Año Internacional de los Suelos con el objetivo de sensibilizar sobre la importancia de los suelos para la seguridad alimentaria, servicios ambientales esenciales y el desarrollo sostenible, y adoptó las siguientes resoluciones."

Es decir, el suelo es reconocido internacionalmente, pero ¿por qué? Vamos a ser directos y a modo de lluvia de ideas debemos destacar que la producción de alimentos y materias que dependen del suelo es elevada, nuestras casas y nuestra vida se desarrolla sobre el suelo, los organismos terrestres dependen del suelo, es el más importante sumidero de carbono, recicla y nos libra de materiales no deseables, depura aguas y almacena y gestiona su tránsito hacia ríos ya acuíferos, las plantas en su gran mayoría echan raíces en el suelo,...

Por eso, no tiene sentido una política y una actuación que produzca degradación y pérdida de suelos. El suelo es clave en toda política territorial y creo que en el año 2015, año dedicado al SUELO, se debe hacer especial énfasis en que las acciones de ocupación territorial consideren como factor limitante de la acción política preservar y mantener el suelo. Es nuestro gan legado para las futuras generaciones.

FELIZ DÏA MUNDIAL DEL SUELO

martes, 10 de septiembre de 2013

Me gustan los paleosuelos, tanto que contar.

Paleosuelo es el término que se aplica a un suelo que se ha formado en un paisaje del pasado o que se ha formado bajo condiciones ambientales distintas, principalmente climáticas, con el consiguiente cambio de vegetación.
La aparición de un suelo sobre otro suelo es un proceso complejo que se encuentra muchas veces asociado cambios en las condiciones climáticas, como puede ser el paso de una etapa con abundantes precipitaciones a otra en la que predominan las condiciones de aridez. Todo ello puede conducir, entre otros procesos diversos como puede ser el corrimiento de tierras y el enterramiento de suelos, a la formación de paleosuelos.
En ambientes como los mediterráneos, se puede producir procesos de descalcificación de los suelos, siendo habitual en zonas templadas mediterráneas con roca madre caliza y bajo vegetación de coscojas, encinas y otras, que originen suelos ricos en arcillas por acumulación que suelen adoptar tonos rojizos por los óxidos de hierro que contienen y se denominan "terra rosa o terra rossa". Estos suelen ser los suelos más antiguos y su proceso de formación puede superar la decena de miles de años.
Estos se forman en condiciones propicias para la descalcificación, con cierta abundancia de precipitaciones, clima templado, vegetación relativamente abundante, formación de ácido carbónico que puede ser favorecida ampliamente por la vegetación (respiración radicular) y la biota del suelo y posterior pérdida de carbonatos tanto por lavado como incluso formación de dióxido de carbono y su salida a la atmósfera.
Sin embargo, cuando cambian las condiciones y predomina la aridez, está puede dar lugar a la formación de costras calizas sobre los suelos anteriores, que acaban sellándolos y convirtiéndose en la nueva roca madre que origina un nuevo suelo desarrollado en estas condiciones climáticas.
En el caso presente, la terra rosa queda por debajo de este estrato calizo formado que actúa como origen de un leptosol que presenta un escaso desarrollo y una vegetación de matorral bajo y escaso, muy diferente de la que se podría situar en un suele rojo mediterráneo. Este, se habría convertido en el ejemplo de la Sierra de Santa Pola (Alicante) en un paleosuelo o un antiguo suelo.

martes, 16 de abril de 2013

Suelos y arenas: acción mecánica de la vegetación.

La vegetación es sin duda uno de los factores más relevantes en la formación de suelos. De hecho, la evolución de muchos suelos depende de la propia vegetación. Es fundamental el aporte de restos orgánicos y como estos evolucionan para llegar a formar un horizonte diferencial superficial rico en materia orgánica. En ocasiones y junto con el resto de factores formadores (material parental, clima, tiempo, relieve) y junto con el hombre, se pueden dar mayores alteraciones y otros procesos que modifiquen aún más el suelo.
Pero sin lugar a dudas, una de las principales funciones de las plantas también es mecánica. El sistema radicular de las plantas es capaz de fijar suelo y de hacer viable la existencia del medio edáfico, resistiendo incluso los procesos de pérdida de suelos.
En las zonas donde predomina la erosión eólica y se dan procesos de acumulación de arenas, la acción de la vegetación es especialmente relevante. En los arenosoles, las plantas pueden crear unos determinados microclimas en su zona de influencia, reduciendo la pérdida de agua por evaporación, acumulando materia orgánica bajo sus copas y generando procesos de diferenciación de horizontes. pero sin lugar a dudas, en estos suelos la acción mecánica de sujeción del medio es en muchas ocasiones, una labor absolutamente imprescindible.
En algunas ocasiones, tal y como muestra la imagen adjunta, las raíces ejercen una auténtica labor de sostén y mantenimiento del suelo, del que dependen para sobrevivir. Es el encanto de los arenosoles.


domingo, 10 de marzo de 2013

La agricultura no es natural

Lamento empezar contradiciendo a todos aquellos que hablan de agricultura ecológica, orgánica, natural, respetuosa con el medio etc. Nada más lejos de la realidad.
La actividad agrícola no es un proceso natural, se mire como se mire. Es una actividad antrópica que desde que el hombre la puso en marcha, casi con toda seguridad en el Neolítico, es algo artificial y que modifica sustancialmente el medio natural.
La agircultura presigue la producción de alimentos y fibras que el hombre pueda utilizar, nada más. Para ello nos valemos de distintas estrategias de producción en las que el suelo es protagonista en casi todas, pero sin duda la química es la madre de todo el proceso agrícola. Sin procesos químicos no habría nutrientes para las plantas, abonos o fertilizantes y por supuesto, no habria plantas en suelos naturales.
La agricultura se basa en conjugar el suelo, la planta y el agua. Analicemos las relaciones.
En primer lugar las plantas. El hombre ha ido seleccionando aquellas plantas que quería cultivar y eliminando a mano, mecánicamente o con plagicidas aquellas que no deseaba. Pero además, ha ido seleccionando las especies que deseaba cultivar buscando la mayor producción y el menor coste, la mayor resistencia a plagas y a situaciones de deficiencia de nutrientes. Por ello ha utilizado la selección llamada eufemísticamente natural y en la actualidad las modificaciones genéticas, cuyos efectos sobre el medio natural ylo que es peor, las consecuencias socioeconomícas siguen en constante contradicción con lo que los genetistas avalan (ayudados por las grandes multinacionales). Por tanto la agricultura elimina unas plantas frente a otras dejando espacios en exclusiva para las cultivadas.
El suelo, sostén de las plantas y proporcionador de los nutrientes que necesitan para vivir y producir. Hoy día que está tan de moda la agricultura sin suelo, parece innecesario hablar de suelos. Pero no olvidemos que agricultura sin suelo es agricultura no sostenible y lo explicamos. El suelo debe proporcionar los nutrientes necesarios; como puede presentar carencia de alguno de ellos aportamos abonos y fertilizantes para compensar las carencias y producir lo suficiente y más. Todos ellos, los nutrientes que precisan las plantas, derivan de procesos quimicos, es ridículo hablar de abonos buenos o malos, según sea el proceso de producción del compuesto agroquímico porque en realidad se debe hablar de malas aplicaciones y usos. El desconocer la naturaleza de los suelos o el medio con el que se relacionan es el gran error. No es mejor un estiercol que un Triple 15 (ambos abonos sometidos a procesos químicos), depende de como se usen.
Además, la agricultura sin suelo es la que decididamente depende de fertilizantes de síntesis para dar de "comer" a las plantas, es decir, su base es la química agricola y para nada se debe hablar de productos naturales, biológicos y demás. Puede llegar a ser la más productiva pero no es la más "natural" (entiéndase cierta ironía).
Pero claro, es un absurdo hablar de agricultura ecológica, natural, biológica u orgánica, tradicional o agresiva, conaminante o sostenible, si se analiza con corrección lo que sucede en el sistema suelo-planta. Sencillamente se debe hablar de estrategias de cultivo diferentes que bien utilizadas llevan a conseguir el mismo objetivo, producir alimentos y fibras y que mal utilizadas también, contaminación del medio y carencia de alimentos.
Finalmente el agua, de calidad variable y disponibilidad diferente según zonas, lo que obliga a elegir cultivos tolerantes a la salinidad, que aguanten el exceso o el déficit hídrico, etc. En esto, la selección "natural" o la genética de vía rápida ponen mucho empeño en buscar plantas tolerantes, resistentes,... Eso nos eprmite hablar de las plagas. Evidentemente se han "crucificado" a los productos químicos de s´ntesos como perversos contaminadores, lo cual no deja de ser otra paradoja. No es el producto sino el uso inadecuado o el desconocmiento el causante del mal. Tan exógenos al sistema agrícola son los productos de síntesis como el "control biológico", que introduce elementos de fuera del sistema dentro de él con posibilidades de descontrolarse, mutarse o vaya usted a saber qué. Nada hay más incontrolado que las formas vivas y su evolución y lo que un día parece bueno al siguiente...
En definitiva, definir que una estrategia agrícola es mejor que otra es susceptible de ser ampliamente criticado porque dependerá de las circunstancias, las modas y los objetivos de producción. De moda están las estrategias ecológicas, nada más lejos de la realidad pensar que la agricultura es ecológica, en todo caso podemos pensar en imitar estrategias "ecológicas", lo natural y lo orgánico. Lo que siempre será necesario y lógico es saber aprovechar bien los recursos disponibles y adaptarnos a ellos, entonces sí que la agricultura sera en alguna medida una actividad sostenible ambientalemente, llámenla ecológica si se desea.
Lo que si es NECESARIO es que a los consumidores se nos informe del origen de los alimentos, de la estrategia de producción definida de una forma clara y precisa. Es necesaria una armonización de las legislaciones en materia de estrategis de producción agrícola parq que los consumidores sepamos lo que compramos. Sólamente en estas circunstancias adquiere mayor sentido etiquetar a los productos con apellidos, códigos o letras, pero que se entiendan. Después que el consumidor elija.
Pero no nos engañemos, la moda bio... eco... es una moda que no está exenta de procesos y productos químicos, porque la agricultura es así, dependiente de la química. También, por mucho que nos empeñemos del suelo, los cultivos sin suelo ya es el rizo que da vueltas a sí mismo, para entendernos, es como ponerle a una persona una serie de goteros con todo lo necesario para su nutrición y que no coma, mastique y se encuentre de vez en cuando algo duro en la comida.
Un consejo, productos de proximidad a su ciudad que seguro que son más frescos, y aquellos de calidad contrastada, ahí es más difícil equivocarse y leamos las etiquetas, al menos para saber si hay transgénicos (modificados artificialmente mediante genética) o no los hay.